Datos sobre metales y sus aplicaciones

Codam le ofrece la mayor variedad de Metales para su Industria.

Metales no ferrosos: ¿Qué son y qué aplicaciones tienen?

Al hablar de metales no ferrosos, estamos haciendo referencia a esos metales que no contienen – o
cuentan con cantidades poco significativas – hierro. Son sus interacciones metálicas y sus estructuras
cristalinas las que funcionan a modo de eje de las aleaciones no ferrosas.

Características generales

Hay diferentes tipos de metales no ferrosos. Sin embargo, la mayor parte de ellos
responden a una serie de características generales que permiten identificarlos. Estas son:
• son buenos conductores eléctricos y de temperatura
• son maleables y dúctiles
• en general no se ven afectados considerablemente por tratamientos con calor
• tienen buena resistencia a los procesos de corrosión naturales y a la oxidación
• pueden ser usados en aplicaciones electrónicas, ya que en su mayoría su paramagnetismo es
limitado
• es sencillo su proceso de fabricación
• sus coloraciones atractivas favorecen usos más ornamentales

Tipos de metales no ferrosos

Lo que conocemos como metales no ferrosos puede clasificarse en tres categorías: pesados, ligeros y
ultraligeros. Cada uno cuenta con diferentes cualidades y, por tanto, aplicaciones.

Los pesados

En general, por metales no ferrosos pesados se entiende a los que presentan un peso
superior a los 5 kg.
En esta categoría se incluyen los siguientes:

El cobre

Se conoce especialmente por su capacidad de conducir la electricidad. A la vez, es sumamente dúctil y
manejable. Se trata de uno de los primeros metales en ser utilizado por el ser humano.

El estaño

Se trata de un metal maleable y blando, que no se oxida si se encuentra a temperatura ambiente.

El plomo

Se trata de un metal no ferroso de alta resistencia. Cuenta con una muy importante diversidad de
aplicaciones.

El zinc

Dentro de los metales, es uno de los que mayor resistencia presenta, tanto frente a la oxidación
como a la corrosión ocasionada por el viento y otros factores medioambientales.

El níquel

Un metal magnético y muy resistente frente a los productos químicos. Es además fácil de pulir.

El cobalto

Este metal es similar al níquel en lo que respecta esencialmente a sus propiedades. Sin embargo,
se diferencia fundamentalmente por no ser magnético.

Los ligeros

En lo que refiere a los metales no ferrosos ligeros, estos son los que pesan menos de 5 kg.
pero más de 2 kg.

El zamak

Presenta alta resistencia a la tracción, al tiempo que es de gran dureza. Es barato en comparación con
otros y de gran capacidad de soportar los procesos mecánicos.

El titanio

El titanio se destaca por su gran resistencia a la tracción, como así también por una cierta capacidad de
alargamiento.

Los ultraligeros

Finalmente, los metales no ferrosos ultraligeros son los que presentan un peso menor a los 2 kg.

El magnesio

Es un metal maleable y dúctil, por lo que puede ser utilizado en diferentes aplicaciones industriales.