Aplicaciones del Zamak

Calidad y stock permanente

¿Para qué usamos el zamak?

Cuando hablamos del zamak, estamos haciendo referencia específicamente a un tipo de aleación.
Es uno de los elementos más importantes de la industria y cuenta con una gran cantidad de usos
y de aplicaciones. A continuación profundizamos sobre este tema.

¿En qué consiste el zamak?

Como ya se dijo, el zamak es una aleación; una aleación fabricada en zinc, magnesio, aluminio y cobre.
Sus características principales son las siguientes:

• moldeado a presión

• dureza
• resistencia alta a la tracción
• buena resistencia mecánica
• excelente colabilidad
• posibilidad de deformabilidad plástica
• económico

Lo que hoy se menciona como aleación zamak tuvo su origen en la década de 1920, por parte de
New Jersey Zinc Company. Su nombre fue compuesto mediante un acrónimo, debido a los elementos
que lo componen: Zinc, Aluminio, Magnesio y Kupfer (el nombre del cobre).

Sus aplicaciones

El zamak es fuertemente utilizado en el sector de los herrajes. Esto se debe, en gran medida, a que
logra mejores resultados que los materiales utilizados con anterioridad en este campo, pero a un
precio mucho más bajo.
Es frecuente en las viviendas y en la vestimenta. Suele verse en llaves, en hebillas, cierres y
botones. A la vez, está también en una gran diversidad de electrodomésticos e incluso en juguetes.
Hay automóviles en los que también se hace uso del zamak. Este elemento aparece especialmente
en carburadores y bombas de aceite, como así también en reguladores de tanques de gas y en
herramientas de todo tipo.
Pero, además, hay otros usos del zamak que se relacionan con la producción de productos de uso
diario y cotidiano. En este sentido, puede hacerse mención a su aparición en bolígrafos o lapiceras,
candelabros, trofeos, adornos de todo tipo, bases de espejos, entre otros. Y, por si fuera poco, hoy
en día es también frecuente encontrar este material en el ámbito del branding y la publicidad, en
logotipos de marcas.

Las ventajas del zamak

Una de las ventajas que se puede destacar acerca del uso del zamak en los ámbitos industriales,
tiene que ver con que requiere de menos cantidad de energía para su transformación. En segunda
instancia, puede destacarse que los procesos de inyección de zamak mediante presión, favorecen
la fabricación con un muy alto grado de precisión y eficacia de piezas de gran tamaño, que otros
metales no permitirían.
Los ciclos de inyección del zamak son mucho más rápidos si se los compara con otros metales
similares.
Esto genera que se pueda obtener un importante ahorro de tiempo y, por tanto, de costes de trabajo.
Además del ahorro de tiempo y de costos, se destacan en el uso del zamak un ahorro de procesos
mecanizados y energéticos. Puede decirse, entonces, que el zamak presenta una excelente relación
costo-beneficio.