El Níquel junto a otros metales

Codam ofrece Níquel en gran variedad y tamaño

Las aleaciones del níquel

El níquel es un elemento altamente resistente a la corrosión y versátil. Estas características son las que hacen que se lo pueda alear con muchos otros materiales. Es resistente a los álcalis cáusticos y a las reducciones químicas.
Como tal, el níquel es un metal blanco brillante y ligeramente pálido. Es duro y tenaz cuando cuenta con una pequeña cantidad de carbono. Algunas de sus aleaciones se emplean para la fabricación de monedas, de joyas y de otros artículos como pueden ser los intercambiadores de calor y las válvulas. Hoy, la mayor parte del níquel se usa para la fabricación de acero inoxidable.

Hablemos de las baterías de níquel-litio

La batería de níquel-litio es también conocida como batería Ni-Li por las letras principales de sus componentes. Es una batería especialmente recargable, experimental, que utiliza especialmente un cátodo de hidróxido de níquel y un ánodo de litio.
Los dos metales que componen esta batería no se pueden usar juntos normalmente ya que no hay electrolitos compatibles con ambos. No obstante, hay un tipo de diseño que hace uso de una capa de vidrio poroso para separar dos electrolitos en contacto con cada metal.

Conozcamos sus aleaciones

A través de las aleaciones del níquel, lo que se busca es mejorar las propiedades específicas que más importen de este material, en función del uso que se le piense dar. Hay que tener en cuenta que las aleaciones del níquel son no ferrosas y que ofrecen una excelente resistencia a las altas temperaturas y a la corrosión. A continuación, vamos a ver las siguientes posibles aleaciones del níquel.

Níquel con cobre

Esta aleación se puede clasificar en distintos grupos. Por un lado, encontramos las aleaciones de bajo contenido de níquel, que lo tienen entre un 2 y un 13%. En segundo lugar, encontramos los cuproníqueles, que tienen níquel de 10 a 30%. Luego están las aleaciones para monedas, que suelen tener un 25% de níquel. En cuanto a las aleaciones de resistencia eléctrica controlada, tienen níquel en un 45%. Y, finalmente, las aleaciones no magnéticas
pueden tener níquel en hasta un 60%.
Podemos encontrar aleaciones denominadas “Monel”, que poseen más del 50% de níquel y otra parte de cobre. Esta aleación es mas dura que el cobre en sí mismo. Es una aleación que ofrece más resistencia a la corrosión que el níquel sólo en una mayor diversidad de ambientes y condiciones.

Níquel con hierro

Al igual que en el caso anterior, las aleaciones de este grupo se dividen en subgrupos dependiendo de la cantidad de níquel que contengan en cada caso. De esta manera, las podemos encontrar de la siguiente manera:

  • Aceros forjados: 0,5 – 9% de níquel
  • Aleaciones magnéticas: 20 – 90% de níquel
  • Aleaciones no magnéticas: 10 – 20% de níquel
  • Aceros e aleación colados: 0,5 – 9% de níquel
  • Aceros revestidos de acero inoxidable: 5 – 49% de níquel
  • Superaleaciones a base de hierro: 0,2 – 9% de níquel
  • De bajo coeficiente: 36 – 50% de níquel
  • De dilatación seleccionada: 22 – 50% de níquel

Níquel con cromo, hierro y molibdeno

Estas aleaciones son las que reciben nombres comerciales como Udimet, Inconel, Hastelloy, Rene, entre otros. Se han creado especialmente para poder soportar ambientes muy corrosivos y de gran existencia, por la resistencia que poseen. La mayoría de las aleaciones de este grupo cuentan con una excelente resistencia a la corrosión y a la oxidación.

Aleaciones pulvimetalúrgicas de níquel

Se trata en este caso de aleaciones reforzadas por dispersión a base de níquel y por dispersión de óxido. Se producen a través de metalurgia de polvos patentado. En este, se usa como dispersante el dióxido de torio. Las propiedades de estas aleaciones se determinan como consecuencia del modo de procedimiento.

You may also like
Valores de metales primer semestre 2020
Cromado electrolítico y ácido crómico
El cromado vs el niquelado
Mercado de metales y COVID-19