Blog

Codam distribuye Metales No ferrosos a toda Argentina

Tipos de baños electrolíticos que utilizan cloruro de níquel

El níquel es un metal que posee una gran importancia en la industria en distintos sectores. Se trata de un metal que se caracteriza por ser duro pero a la vez dúctil y maleable. Una de las formas más frecuentes de encontrarlo en términos comerciales es en la forma de cloruro de níquel, pero también se puede encontrar en presentaciones líquidas y sólidas. En esta ocasión, queremos hablar particularmente del cloruro de níquel y de su aplicación como recubrimiento.

Las aplicaciones del cloruro de níquel en recubrimientos

Dentro de las distintas aplicaciones que pueden darse al cloruro de níquel, la más común es como recubrimiento de diversas superficies. Por lo general, esto cumple con el objetivo de prevenir la corrosión de las piezas protegiéndolas de los agentes externos y extendiendo su vida útil. Pero, además, muchas veces este recubrimiento se lleva a cabo con el fin de lograr una estética particular.

Hoy en día, se han desarrollado varios métodos orientados a depositar el níquel en las superficies a tratar, aunque no siempre es en la forma de cloruro de níquel. En ocasiones, se aplica como sulfato de níquel en combinación con sal de cloro o como compuesto único.

¿Qué baños electrolíticos pueden hacerse con cloruro de níquel?

Pese a lo mencionado anteriormente, la forma más común de llevar a cabo este tipo de recubrimientos es con cloruro de níquel. Hay que tener en cuenta que los recubrimientos que se realizan con níquel se caracterizan especialmente por la dureza que dan a la pieza en el resultado final, a la vez que hacen posible elegir el espesor que se quiere alcanzar en el recubrimiento. Además, son procesos que tienden a ser económicos de aplicar. Para ello, se utilizan dos tipos de baños. A continuación, te contamos cuáles son:

El baño electrolítico tipo Watts

El primer baño al que queremos hacer referencia es el que se conoce como baño electrolítico tipo Watts. Es un proceso en que el cloruro de níquel se emplea con el objetivo final de mejorar la corrosión del ánodo y aumentar la conductividad. Se utilizan concentraciones que van entre los 30 y los 150 g/L, debido a que una concentración menor no permitiría que el baño sea efectivo contra la corrosión, llevando a que se necesiten ánodos especiales que suelen ser fabricados en óxido de níquel. Además, las concentraciones no pueden ser más altas, debido a que estas se emplean solamente en los casos en los que se buscan altos valores de throwing power únicamente.

El baño de níquel semibrillante

Finalmente, otro de los baños comunes que se utilizan para hacer recubrimientos con cloruro de níquel es el baño de níquel semibrillante. Es uno de los recubrimientos más comunes especialmente para níquel de ingeniería en los que no se necesita de un gran brillo en el resultado final. Para lograrlo, se suele usar cloruro de níquel, sulfato de níquel, agentes niveladores y ácido bórico en lugar de procesos con cromo.

CODAM S.A. vende y distribuye Níquel para la industria a todo el país.

Contamos con STOCK todo el año. Consúltenos por precio y financiación. Escríbanos ».

También puede estar interesado en...
7 de Septiembre Día del Metalúrgico
Divulgación – Convirtieron agua en Metal – metales no-metales
Cotización de metales no ferrosos en el primer semestre de 2022
Precios del primer semestre 2022