Historia del Cobre

Codam ofrece gran surtido de Cobre en tamaño y forma.

El cobre en la historia de la humanidad.

A lo largo de miles de años, la herramienta que las primeras sociedades tenían, por excelencia, era la piedra. Esta, era utilizada tanto para generar herramientas como casas y armas, entre
otras cosas. No obstante, hacia el 6.000 a.C. se deba un descubrimiento que cambiaría el curso de la historia: el cobre.

La Edad del Cobre

Se considera que la primera Edad del Cobre tuvo origen especialmente en Egipto, en la península de Sinaí, durante le reinado del Faraón Snefru, en el 3.800 a.C. Se han encontrado pruebas de explotación de minas de cobre durante dicho período. Además, se encontraron crisoles para fundición, lo que demuestra que, junto con la extracción, se llevaban a cabo también tareas de refinación de este mineral.
A medida que los egipcios fueron colonizando algunas regiones del Mediterráneo y de África, fueron también expandiendo sus conocimientos respecto al cobre. Además, se incluían algunos conocimientos vinculados con el oro, material que era también bastante utilizado en ese entonces. Posteriormente, al descubrirse la aleación del cobre con estaño, que permitía producir bronce, empezaron a aparecer velozmente nuevas posibilidades para las sociedades antiguas.
Los primeros grupos de personas en utilizar el cobre, pudieron observar que el metal podía ser martillado fácilmente. De esa manera, aprendieron a generar láminas finas del mismo.
Utilizando estas láminas, fueron capaces de generar los primeros utensilios y herramientas pero, además, diversos objetos aplicados con fines ornamentales. Además, se empezaron a
generar piezas que se utilizaban para los ritos religiosos. Con la introducción del bronce, fue posible comenzar a fundir otras piezas variadas y que necesitaban de una mayor resistencia.

La demanda china del cobre en época de pandemia

El cobre y el Imperio Romano

Un uso muy intensivo del cobre comenzó con el Imperio Romano. En la medida en que las legiones de los romanos comenzaban a expandirse conquistando nuevos espacios y territorios, empezaban a diseminarse y difundirse los beneficios y los conocimientos que se tenían entonces sobre este metal. Además, la mayor parte del cobre que los romanos utilizaban provenía de la Isla de Chipre. Es por eso que surge la palabra latina “cuprum”, que dio origen al símbolo químico de cobre: Cu.

Conoce el Sulfato de Cobre, nuestro nuevo producto

El cobre en la Edad Media

Ya hacia la Edad Media, las propiedades tanto del cobre como del bronce ayudaron a que estos materiales se expandieran para la creación de distintos objetos e implementos. Estos, se
vinculaban especialmente con artículos para el hogar, pero también se construían armas y elementos para la guerra, como así también herramientas para la agricultura y para la incipiente industria de la época. Esto continuó del mismo modo hasta desarrollarse la Revolución Industrial, que se extendió entre el siglo XVII, a mediados de siglo, y comienzos del siglo XIX.
Con el descubrimiento del generador eléctrico, en el año 1831, por parte de Michael Faraday, se consiguió, por primera vez, que el cobre se convierta en un metal imprescindible para el
desarrollo industrial a nivel global. Esto ha llevado a que su demanda crezca considerablemente y de forma sostenida desde entonces hasta nuestros días.

También puede estar interesado en...
Piezas de metal: ¿Forja o fundición?
Tipos de recubrimientos de metales.
Valores de metales segundo semestre 2020
Usos del sulfato de cobre en piscinas y jardines